Una de las claves principales del Marketing Digital es trabajar para brindarle al cliente lo que espera, pero ¿qué pasa si damos algo extra?

Sabemos que cuando el cliente contrata los servicios de un especialista en el área es para satisfacer la necesidad de la presencia en el mundo digital, bien sea a través de redes sociales, páginas web o blogs, y partir de allí para el cumplimiento de ciertos objetivos como obtención de datos, ventas y conocimiento del mercado, principalmente. Ahora, a pesar de que cada cliente necesita y solicita algo diferente, está en el deber del profesional lograr lo prometido. Para esto, el especialista suele ingeniar estrategias y tácticas que llevan al cumplimiento de los objetivos planteados a corto, mediano y largo plazo.

Estudiamos, analizamos, y ¡a trabajar!

Todo comienza con el análisis de la situación actual de la marca a nivel digital, donde se descubre lo que realmente requiere la marca a nivel virtual y se entrelaza con las peticiones del cliente para formular los objetivos, lo cual es muy importante porque deben ser específicos, medibles, alcanzables, realizables y contener el tiempo en el que se llevarán a cabo.

Las estrategias son la manera de cumplir lo establecido y aquí es donde está la oportunidad de dar más… Se preguntarán, ¿cómo es eso?, y es que, con las estrategias, el profesional de marketing busca obtener cada una de las metas a lo largo del camino y así satisfacer las necesidades de la marca, pero ¿es eso realmente lo único que queremos?

Llega más allá

La respuesta es no. Un buen especialista sabe que no basta con lograr lo que el cliente espera de la marca, sino que está seguro de que hay que llegar “más allá”. No es suficiente cumplir las tácticas y estrategias, sino sorprender al cliente con mucho más. Esto puede referirse a tiempos de entrega más rápidos, resultados mejores que lo establecido, muchas más conversiones, muchos más datos de clientes, más fidelización, más interacción que lo planteado, entre otras cosas. La idea de esto es que el cliente quede más que satisfecho con el trabajo realizado y este también se fidelice para no buscar otra opción porque realmente no la necesita.

Todo esto conlleva a tener un cliente feliz, lo que puede generar recomendaciones y esa es la mejor publicidad que existe. ¿Por qué? Pues porque las personas suelen basarse en las sugerencias al adquirir productos o servicios, ya que, si funcionó con alguien, puede funcionar con ellos también.

De este modo, al trabajar en base al plan de marketing establecido, se deben tener mayores expectativas y un análisis más profundo para conocer si lo aplicado está funcionando o no, de manera que el contenido pueda ir encaminándose a lo que la audiencia prefiere y así poder tener muchas más posibilidades de generar leads y conversiones.

Plazos y metas

Para hacerlo, hay que establecer plazos de revisión, pequeñas “metas” que alcanzar en esos plazos, además de buscar continuamente fuentes de creatividad que puedan ayudar a mejorar en gran escala el contenido base para cualquier marca y nunca olvidar de analizar las acciones de la competencia para lograr superarla y no publicar contenido similar.

Entonces, desde ahora, ¡a cambiar la manera de trabajar! Si bien es cierto que esto conlleva más esfuerzo, también es cierto que las recompensas serán mucho mayores y como profesionales, estaremos seguros y confiados de que nuestro compromiso con los clientes es lo que nos llevará al éxito.

Share This