Ante todo, debes preguntarte ¿qué ofreces? Esto es lo más importante porque es la base de tu marca.

 

Crear una marca personal puede ser sumamente valioso para algunos profesionales porque desarrollan constantemente sus habilidades, ganan una reputación online, aumentan su credibilidad, establecen relaciones comerciales más estrechas y fieles con su comunidad y obtienen feedback constructivo de manera continua. Sin embargo, es importante saber qué decir, cómo decirlo y trabajar siempre en contenidos que sean de interés. Además, el proceso de creación trae consigo varias incógnitas que se deben responder con sinceridad si se desea formar una marca sólida.

Ante todo, debes preguntarte ¿qué ofreces? Esto es lo más importante porque es la base de tu marca. Debes definir cuáles son tus servicios y pensar en cómo los vas a ofrecer, teniendo en cuenta tu disponibilidad. Asimismo, crear un FODA ayuda a sincerarnos sobre lo que tenemos a nuestro favor y lo que debemos mejorar.

Seguidamente, se comienza a armar la identidad, por lo cual es necesario establecer sus valores. Comúnmente, éstos van de la mano con tus valores como persona, pero al tratarse del ámbito profesional, deben moldearse a lo que las personas esperan recibir de una marca, no de un individuo.

Los objetivos son otro punto primordial, ya que de ellos salen las raíces de la marca. ¿Qué quieres lograr? ¿Hasta dónde quieres llegar? Las metas deben ser realistas y alcanzables. Es muy importante que los objetivos no se establezcan partiendo de fantasías porque, para marcas que están naciendo, es más fácil cumplir metas pequeñas para ir, poco a poco, abriendo camino a las más grandes.

Luego de tener muy claro cuáles son los servicios de la marca, los valores y sus objetivos, nos planteamos cuál es el tono de comunicación que debemos emplear para nuestra comunidad. Lo más recomendable es ser amigables y racionales, pero dependiendo de la personalidad podemos comunicarnos de manera formal p informal. No todas las marcas utilizan el mismo tono y estilo, así que debemos evitar hablar de modo genérico.

Finalmente, ¿qué te diferencia de otras marcas? Sabemos que la competencia es un elemento temible en algunos sectores, pero si tú tienes el factor diferenciador, no hay problema. Algunas veces, podemos encontrar servicios o productos en muchas partes, pero la preferencia existe por una razón y eso es lo que debes encontrar. Bien sea la calidad, el tiempo de respuesta, la amabilidad, el alcance, el costo… Algo debe tener tu marca que la hace única para la comunidad, y encontrar ese algo es primordial cuando el mercado crece tan rápidamente.

Al tener establecidos estos elementos, solo es cuestión de tiempo para conectar con la audiencia de la forma correcta. A veces se requieren meses, a veces años, pero es vital saber que los números no importan, sino la fidelidad de los que ya están con nosotros. Si crecemos, que sea con una comunidad, con personas que sientan cercanía con la marca, que se sientan parte de nosotros, porque así el camino al éxito es mucho más fácil.

Por @Marybohorqueez

Share This