¿Que por qué el contenido es tan importante? Cuidado y si no es lo más importante o está de primero en la lista. Es lo que das, es lo que muestras, es lo que vendes, lo que ofreces y compartes para que los demás lo reciban y tengan la opción de acogerlo o desecharlo. ¡En nuestras manos está que escojan la primera!

Es importante porque…

No subestimes jamás la preparación que debe tener el realizar el contenido justo y necesario de tu marca, especialmente diseñado para tu audiencia, porque esos consumidores cada día se vuelven más exigentes con sus preferencias, y porque ofrecer un contenido que genere interacción te va a permitir llegar más lejos y, por lo tanto, a más personas.

El valor de la confianza y la fidelidad a los clientes cuando se comparte un contenido de calidad también van de la mano y tarde o temprano te llevarán a la cima. La gente confiará más en ti si les das algo que vale la pena tener, que solucione sus problemas, satisfaga sus necesidades o que les haga sentir afinidad contigo, como un buen insight.

Tu contenido será, definitivamente lo que le hará saber a tu audiencia que no eres igual a las demás, y cuáles son esos aspectos súper importantes que te harán marcar la diferencia. ¿Crees que tu audiencia no quiere cosas distintas? ¡Claro que sí! Lo único, lo original, es lo que hoy en día se está llevando todos los trofeos.

Varía siempre

Se dice fácil pero no lo es. Lo sabemos. hace falta pasión por el trabajo, constancia, dedicación y mucha pero mucha creatividad. Muchas veces puede resultar abrumador sentarse horas frente al computador e investigar sin parar, y aunque este es uno de los pasos, no lo es todo. Es importante, sí, informarse sobre las novedades, tendencias (Trending topics), Keywords, a la competencia, y los blogs, muchos, pero muchos blogs de especialistas e influenciadores que nos abran el camino y nos den mucha luz, pero hay, además, otras maneras importantes y útiles de crear contenido y sobre todo de hacerlo diferente.

Los contenidos, sabemos, pueden (y deben) ser variados. Pasando por imágenes de buena calidad, hasta videos, infografías, gifs, presentaciones, e-books, ‘lives’, y todo lo que las herramientas de las redes sociales nos permitan, si lo amerita.

Debes conocer a quién le hablas

¿Alguna vez le has escrito cartas o correos a alguien que no conoces o no tienes idea de quién es? Bueno… puede que sí, pero de pronto ha sido por situaciones muy lejanas a la que planteamos aquí. Es muy, pero muy importante que tú sepas a quién te diriges, porque si no, ¿cómo vas a ser capaz de llegarle?

Así que el primer paso es estudiar a tu audiencia y conocerla lo más a fondo que puedas. Definir a tu buyer persona y conocerla te va a garantizar que todos esos contenidos que vas a realizar van a ir acordes a lo que quiere, le gusta, necesita y le apasiona a tu audiencia. Es decir, es tu comunidad la que te va a decir de qué vas a hablar. Obvio, ¿no?

Además de que tu audiencia te va a decir de qué hablar, recuerda que también te va a decir cómo hacerlo. Tu marca debe tener una personalidad bien definida que se amolde y haga “buen equipo” con tu cliente ideal, para hablarle en su mismo idioma y procurar ese entendimiento tan útil que les hará crear una relación realmente estable y duradera.

Pregúntales qué quieren de ti, y te lo dirán

No es un secreto para nadie que es el propio público el que muchas veces participa, hace, o decide qué hará tu marca y qué innovación traerá. Muchas veces  son quienes escogen tu logo, de qué colores te vas “a vestir” o qué es lo que vas a decir. ¡Pregúntales! Ponlos a hablar contigo y habla tú con ellos y verás que de ahí van a salir las mejores ideas.

@RenaAguirre

 

Share This