¿Los emprendedores nacen o se hacen?

Cuando el deseo de emprendimiento y de desarrollar nuestras más inquietantes ideas empieza a surgir, no deberíamos dejar que nada lo debilite. A partir de esta idea, de este sueño, debemos tomar en cuenta muchos aspectos que no se nos pueden olvidar para lograr el objetivo.

Ciertamente el hecho de crear una nueva empresa o negocio no es nada fácil. Las limitaciones pueden depender de muchos factores, pero si tomas en cuenta algunos detalles y la voluntad de lograrlo impera por encima de todo, no dudamos en que lo puedes lograr, porque un buen líder nunca se rinde.

Un emprendedor tiene que saber lidiar con el fracaso

El hecho de emprender, definitivamente va mucho más allá de hacer dinero, sino que es “también una oportunidad de hacer bien las cosas”, como lo expresan tantos que ya se han atrevido a dar el paso.  Aunque una buena planificación y organización es parte de la clave del éxito, la incertidumbre también forma parte del día a día, y se debe saber lidiar con ella y también con el fracaso, porque si no se le ve como una oportunidad de aprendizaje y crecimiento, seguramente no llegarás muy lejos.

Más que un jefe, sé un líder

La figura del jefe detrás de una enorme silla, en la cual no se le ve la cabeza desde lejos ya quedó atrás. Un verdadero líder de equipo sale a flote con él, se ensucia las manos, camina, suda, y logra hacer una conexión con su gente que la ayuda a motivarse al máximo.

Además, se ha demostrado que la flexibilidad con el personal, sin dejar a un lado el respeto, da resultados mucho más óptimos.

Sé humilde, déjate ayudar

Creerse que las sabemos todas es una de esas tentaciones mal habidas que fácilmente se nos puede atravesar. El hecho de que nuestro ímpetu esté a flor de piel, no significa que lo sepamos hacer todo, y que tengamos todas las respuestas en nuestras manos.

Uno de los factores más importantes de alcanzar el éxito y salir a flote en este arte de emprender, es precisamente dejarse ayudar.  Asociarse con personas tan apasionadas como tú, expertas y capacitadas, profesionales y llenas de voluntad, que te ayuden a avanzar, sobre todo en algún momento de estancamiento, es vital.

Atento: una cosa es lo personal, y otra lo laboral

Esta acción va unida de manera estratégica al hecho de ser un verdadero profesional en lo que haces. Ten cuidado con mezclar aspectos personales, problemas familiares, entre otros aspectos, con tu nuevo emprendimiento.

 Prepárate y protégete

Debes saber que en lo que sea que estés emprendiendo, tu experiencia, profesionalismo y conocimiento, debe ser tu aval y referencia. Si no te preparas día a día frente a lo que haces, no llegarás muy lejos. Un verdadero líder es el primero que sale a estudiar más, a aprender más, y a prepararse más cada día, porque sabe que debe dar un paso al frente y responder a las preguntas y decisiones que se le presenten.

Además, es importante que inviertas tiempo y dinero en el aspecto legal de tu negocio, y en tenerlo todo debidamente acomodado y bajo control. No querrás sorpresas inesperadas de este tipo más adelante. ¿o sí?

Tus clientes deben ser lo primero

Mantente en contacto con ellos, responde mensajes, atiéndeles, felicítalos en su cumpleaños, prémialos, etc. Las redes sociales son perfectas para lograrlo porque éstas son una ventana que nos permite acercarnos a nuestra audiencia de manera directa.

Esta plataforma también ha acabado casi por completo con el hecho de no poder “hablar” directamente con nuestra marca favorita y que ella responda. Aprovecha al máximo cada uno de sus beneficios, porque si no estás en Instagram, Facebook o Twitter (al menos, y dependiendo de tu target) ¡no existes!

Celebra cada logro y comparte tus triunfos

Tanto tú, como cada uno de los miembros de tu equipo merecen celebrar los logros. Disfruta de las cosas buenas que el aprendizaje, el crecimiento y el éxito te vayan dejando, sin olvidar que el trabajo no para y con tus objetivos y metas diarias siempre por delante.

¿Crees que los líderes o emprendedores nacen o se hacen? Nosotros podemos decir que nacen y se hacen, porque definitivamente la decisión de serlo la tienes tú, desde el primer momento en el que decides tomar tus sueños y hacerlos realidad.

Share This